Tuesday, June 3, 2008

El Embrión del Mercado Negro

Tengo la suerte de vivir en un país democrático. Este país democrático en que vivo, es además la fuerza económica más grande del mundo y la plataforma donde florece la sociedad más heterogénea del planeta. Lo anterior encarna, sin lugar a dudas, un enorme reto logístico para los múltiples cuerpos legislativos encargados de mantener la paz y la justicia por estos lares. Especialmente a la hora de diseñar ordenanzas que garanticen la estabilidad, la prosperidad, el orden y la seguridad ciudadanas sin mutilar los derechos individuales que hacen de cada uno de los que residimos aquí, hombres mas o menos libres. Y digo solo más o menos porque para vivir en un sitio tan diverso, es obviamente necesario acatar un considerable cúmulo de reglas y disposiciones, que en muchos casos atentan directamente contra nuestras preferencias individuales en favor de lo que resulte más conveniente o aceptable a la mayoría de nuestros semejantes. Es el cumplimento de esas obligaciones lo que nos hace cívicos y merecedores de nuestro espacio aquí. Esas obligaciones las acepto con gusto, pero hay otras que no.

El estado de Nueva York, tuvo a bien clavarme esta mañana $9.75 por un paquete de Marlboros.El exorbitante precio del producto no es consecuencia de la fluctuación del mercado, lo cual haría el sacrificio más tolerable, sino al último incremento a los impuestos que en este estado se aplica sobre la venta de tabaco y derivados. Este incremento, al igual que los anteriores es arbitrario, abusivo y dictatorial. Según me han contado, la idea es colocar los cigarrillos supuestamente fuera del alcance adquisitivo de los adolescentes y de paso engordar el presupuesto del estado para el próximo año fiscal con mi dinero y el del resto de los consumidores. Valdría destacar, que es de ese mismo presupuesto de donde provienen los abultados salarios que devengan los purísimos y encopetados ejecutivos de la comisión que promueve la campaña antitabaco.
No se, a mi me huele a conflicto de intereses aquí, a menos que la nicotina me haya fastídiao el olfato.

A pesar de no ser un fumador muy constante, me cuento entre aquellos que se han visto relegados en los últimos años a ciudadanos de segunda categoría en esta ciudad. Ya parece que no es suficiente prohibir que se fume en todos los bares y proscribir la apertura de otros alternativos donde adultos responsables de si mismos puedan combinar un trago con una bocanada de humo en compañía de otros afines, sin molestar a nadie. Ahora parece chic y políticamente correcto arrancarnos del bolsillo hasta el último centavo, usando como coartada el cuento de que es por nuestro propio bien, para salvarnos de nosotros mismos. Ja!..Robo a mano armada disfrazado de paternalismo diría yo.

Es por eso que con esta ley, voy a hacer lo mismo que hacia con las del viejito barbú, allá en el cayo. La voy a ignorar, la voy a esquivar y la voy romper cada vez que se me de la oportunidad. Porque esta no cuenta conmigo, ni con el pobre indio que vive de vender cigarros en su tiendita de la esquina y que a partir de ahora verá a sus clientes largarse a comprar en otro estado. Porque ya estoy bastante desarrolladito como para que nadie me este controlando lo que me fumo o lo que me dejo de fumar. Porque a los adolescentes que se gastan cientos de dólares en un par de tenis, no se les controla con un par de pesos y se van a comprar los cigarros al precio que sea de todos modos. Porque todo esto me sabe a Fidelísimo NewYorkino. Pero sobre todo, porque los santurrones que promueven estas leyes, fueron aquellos mismos que un día prohibieron el alcohol que hoy se beben en los bares de donde ahora han decidido desterrar el tabaco.

13 comments:

Ernesto Menéndez-Conde said...

Y como vas a hacer para burlar la ley? Aqui no veo mucho movimiento de mercado negro. Hablamos en estos dias, Mister Bauta

Cubalibre said...

Interesante blog! Te invitamos que nos visites en el blog Cine Cuba con la colección mas grande de películas cubanas en internet.
Agregamos esta pagina a nuestros enlaces y nos sentiríamos muy honrados estar representados aquí.

Saludos.

Bauta said...

Ernesto:
Como no fumo tanto, con un par de cartones tengo para rato. Eso los comprare fuera del estado. Es como ir a Pinar del Rio a comprar viandas!

CineCuba:
Gracias. Con mucho gusto.

Güicho said...

Te entiendo, narra. Eso, que ves en este detalle de la acuarela neoyorquina, es la pintura completa en muchos lugares de Europa.
Saludos

Betty said...

Estás "cabreao" Bauta, muuuuy cabreao;-) Te sigo en el espíritu reivindicativo, (aunque no fumo)...efectivamente hay un toque santurrón que he notado por ahí a cada rato como aquello de no beber por la calle..si se ve,pero en un bolsa de papitas fritas va la canistra y no pasa na, no se ve, igual que el mega escándalo por el pezón de la JJackson en la Super Bowl, en la cuna de la industria porno más potente del mundo mundial! es un puritanismo anglicano heredado y entronizado, supongo¿? ligado claro con esas otras con$idera$iones que tan bien explicas, nada man, llevas razón, fuma donde quieras y puedas, pero no mucho, quítate de eso, como canta Habana Abierta;-) salu2

Bauta said...

Maximus:
Este detalle es mas bien una cagada en el lienzo mijo!

Betty:
Yup!..Es sorprendente el puritanismo que se respira en pleno siglo veintiuno por acá. Y ese es otro puntito en el que habremos de vomitar otro día.
Lo que es realmente acojonante esta vez, es ver como se acorrala y demoniza hasta más no poder a todo un sector de consumidores, para después de dejarles sin opciones, exprimirles alegremente el bolsillo.
Tal practica desde mi punto de vista atenta directamente contra los principios más básicos de la economía de mercado y restringe la libertad individual de todos.
Fumar cigarrillos no es nada de que estar vanagloriándose, pero si uno escoge hacerlo, y lo hace de una manera cívica y considerada con aquellos que no fuman, los únicos que debieran tener derecho a sacar provecho de tal elección seriamos yo y la compañía de seguros médicos que yo escoja.

Saludetes 4Uboth guys!

Veronica said...

(Se me borro el comentario que habia escrito ya...) Hola, me parece muy interesante lo que dices. A pesar de no ser fumadora, me molestan los atropellos a otras personas que han hecho otras decisiones en sus vidas. Y lo peor es que, como bien dices, supuestamente las cosas son por el bien de uno, uff ¡esas viejas cucharadas de benevolencia a las que nos acostumbraron alla en la isla desde la infancia! (Como si alguno pudiera decidir por uno lo que es mejor para uno!!) Ademas, pienso que el hecho de fumar tiene que volver a alcanzar su medida justa, no ser más que eso: un acto pueril. Si este se convierte en una obsesion (en ambos sentidos:fumar compulsivamente, y en el otro de las leyes que prohiben fumar) entonces las respuestas seran igual de bruscas: tratamientos de desintoxicacion, disposiciones legales impositivas, protestas individuales... Celebro que te rebeles. Y saludos,
Veronica

Anonymous said...

primera vez que entro a dejar comentario, pero es que el de hoy me ha tocado. Hace mucho tiempo que comparto tu empin... y posiblemente sea lo que me impide dejarlo, cada vez que voy a algun lugar y me miran como a un bicho. Hasta el otro día en la calle una pareja se separó de mi porque iba fumando un pequeño cigarro Salem, nada de un tabacón. Es el colmo. Conocen el partido de los tomadores de cerveza de Alemania? es un partido político. Estoy a punto de crear el de los fumadores aqui.

Bauta said...

Verónica:
Coincido. Fumar en todo caso es un placer pausado y personal, lo que pasa es que parece que hoy nos están haciendo la guerra…

Anonymous:
Un partido de fumadores militantes!!...Jajaja..Nos podríamos apostar en una esquina y lanzar titánicas bocanadas de humo contra los antitabaquines..Como en los muñe de Elpidio Valdes!!...Jajaja…Sounds like fun!! :)

Ernesto Menéndez-Conde said...

Nos estas solo. Aqui tienes a otro que pasa por el mismo problema.
http://www.elmundo.es/elmundo/blogs/cronicasdesdeeeuu/index.html

garrincha said...

hey, piensa que parte de los impuestos se usarán en pagarle el médico a jeremy shockey.
y en comprarse un running back nuevo.
un abrazo, (blue) man.

Bauta said...

Ernesto:
Jejeje..el gallego que escribió aquello parece que se cree que en el Upper East Side la renta de los apartamentos ya va por doce mil fulas al mes....voy a ver si lo puedo convencer de que me alquile el mío que hasta lo acabo de poner cuki ;)

Garrix:
Si la astilla se coge pa’eso no hay lío. That dude is alright.

machetico said...

Y la mota a cómo sale en Enguai? Yo la trabo bara jiar con los toussaints.