Tuesday, November 13, 2007

Recuerdos de Bauta


Ayer, un corto intercambio epistolar con Ivette, me hizo recordar uno de los lugares mas pintorescos de mi pueblo natal. Me refiero al motel “El Laguito” que se encuentra en la carretera central (o la calle “51”como le llamábamos cuando nos queríamos sentir menos pueblerinos) a la salida de Bauta, en dirección a Caimito. De este sitio guardo yo y al parecer, ella también recuerdos muy ricos de mi niñez.
El motel como su nombre indica, contaba con 10 habitaciones, todas muy acojedoras y un pequeño lago artificial bastante limpio, rodeado de bambúes donde compartían una existencia más o menos armoniosa y en relativa paz un sinfín de carpas, biajacas, tilapias y alguna que otra truchita boba.

Allí se podían alquilar bicicletas acuáticas y botes de remos, había además un restaurante, famoso por sus Gordonblue steaks, una cafetería bastante surtida y un bar muy clásico donde a muy temprana edad y de contrabando, me bebí el primer cóctel de mi vida.
Todo, menos el lago y sus orillas se encontraban a sano resguardo
del sol por frondosos flamboyanes y otros árboles. En rededor de tanto idilio solo había campo. Esto lograba un ambiente muy tranquilo, roto esporádicamente por los gritos del guarda-parque cuando nos encontraba a mi y mis amigos pescando ocultos entre los bambúes. Allí también nos gustaba cazar pájaros, tumbar mangos a pedradas, construir campamentos entre los potreros de altisima hierba que servían de pasto para las vacas o sencillamente entrar a hurtadillas en la naves de la vaquería cercana y robarnos el pienso de los infelices animalitos para alimentar mi cría de conejos.

No tengo ni idea en las condiciones que este sitio pueda encontrarse por estos días. Ojala y no corra la misma suerte de otro de mis favoritos, el tanque del agua de la entrada del pueblo. Este era todo un símbolo del cual los Bautenses estábamos muy orgullosos y que sucumbió hace unos años a la indiferencia comunista y los huracanes mercenarios.

5 comments:

Yvette said...

JC, yo con mucho gusto me sumo a la emoción y la nostalgia de tus letras y doy fe de que realmente ese lugar era bien lindo. Y digo era porque yo tampoco se en que habrá parado todo ese idílico lugar desde nuestra infancia hasta el día de hoy... Por lógica me imagino que haya corrido la misma suerte del tanque de agua y de muchas otras cosas.
Gracias por compartir tus recuerdos. Ojala algún día podamos regresar a aquel lago...

Bauta said...

Nah..Gracias a ti!!..Ojala,ojala se pueda y el lago aguante!
Shaolin!

Al Godar said...

A mi tambien me trae muy buenas memorias estas fotos y lo que escribes de Bauta.
Voy a tener que desempolvar la caja de fotos en blanco y negro...
Saludos

GaviotaZalas said...

tengo buenos amigos en Bauta todos arquitectos, estudiaron conmigo en la Cujae, ciertamnete fui una sola vez a casa de mi amiga recuerdo poco el pueblo. Saludos...NOS VEMOS POR ESTA DIMENSION....

Honey said...

Hola... el laguito, ahhh, JC, el laguito ya no es lo que era, recuerdo que ese fue el lugar escogido por mis padres para la cena que me regalaron por finalizar 8vo grado, tengo muy lindas fotos (fue una de las unicas veces que logre tenerlos juntos en un paseo), mi tia (una de ellas) trabajaba ahi en el restaurante por alla por los 90, mi mami y yo acostumbrabamos a ir de vez en cuando, las ultimas fotos son de hace 5 annos mas o menos. Ahora? ahora tiene dentro una tiendecita de divisas, jeje, el lago es irrespirable y nada de bicis para alquilar, en la cafeteria regalan moscas y (con suerte) venden algunas empanadas tiesas, sin embargo, quedan lindas esculturas y los leones aun lucen majestuosos. Para nosotras (ma-me) que amamos la naturaleza, aun es un lugar lindo para encntrar paz entre sus arboles... 1B, Hn.